Compra Longueiron de Finisterre

Blog > Actualidad

Mariscos que recomendamos para Navidad

Publicado el 02/12/2015 - Actualidad

Percebe gallego para Navidades

Percebe

Estamos ante uno de los mariscos más sabrosos y cotizados. La enorme dificultad para recogerlos en las rocas batidas por el mar en las que viven fuertemente adheridos y su escasez son las causas de que su precio se dispare. Pero su intenso sabor a mar los convierte en un producto muy apreciado. Sólo hay que tenerlos medio minuto en agua con sal que ya esté hirviendo para disfrutar de ellos. Luego, con una cierta habilidad y mucho cuidado de no mancharse porque es fácil que el líquido que contienen salte hacia nuestra camisa, se va separando la uña superior de la parte negra y blanda para extraer el sabroso cuerpo sin olvidarnos de chupar también la uña. Hay quien los prefiere calientes, recién hervidos, y quien opta por tomarlos templados.

Consulta aquí información y precios del percebe.

 

Centolla de la ría gallega para Navidades

Centolla

Para muchos es el marisco rey por su intenso sabor y por la textura de su carne. Viven en fondos rocosos y arenosos, en ocasiones a gran profundidad. Su cuerpo redondo y su caparazón espinoso los hacen inconfundibles. Los gallegos son más apreciados que los que llegan de importación, estos con un color menos intenso, pese a que se trata de animales de la misma especie. La diferencia la marcan la temperatura del agua del mar y su alimentación. Como ocurre con otros mariscos, pero en este caso de manera más acusada, las hembras, especialmente si están llenas de huevas, son muchísimo más sabrosas. Se distinguen por la lengüeta que tienen en la parte posterior del caparazón: triangular en los machos, redondeada en las hembras. Se cuecen en agua con sal, introduciéndolas vivas en la cacerola cuando el agua aún está fría (siempre que se disponga de un fuego fuerte), y se dejan hervir entre 20 minutos y media hora dependiendo de su tamaño.

Consulta aquí la información y precios de la centolla.

 

Bogavante gallego para Navidades

Bogavante

Uno de los crustáceos más codiciados. En las rías gallegas se capturan magníficos ejemplares que suelen pesar alrededor de un kilo y en bastantes ocasiones mucho más. Cocidos enteros, o bien a la plancha, abiertos por la mitad, están buenísimos. Si se ha cocido, la carne del cuerpo se obtiene cortando el caparazón con unas tijeras. Y la de las pinzas, dado el grosor de estas, requiere un mazo, teniendo cuidado de no machacar la carne al golpear. Con todo ello se puede hacer una excelente ensalada. Están muy buenos también con arroz.

Consulta aquí la información y precios del bogavante.

 

Cigalas gallegas para Navidades

Cigalas

Con estos elegantes crustáceos de caparazón duro, color rojo brillante y carne prieta se reproduce el viejo debate: ¿Cocidas o a la plancha? Debate un tanto absurdo ya que de ambas maneras están muy buenas, a pesar de la dificultad que presentan para "pelarlas". Bien es cierto que la plancha le va a las piezas grandes, las "de tronco", aunque quedan un poco grasientas. Las terciadas y pequeñas resultan mejor cocidas en agua salada, que es como ofrecen todo su sabor. Sobre todo si son hembras y tienen esa delicia que llamamos "coral". Se distinguen de los machos porque estos tienen pinchos en la parte inferior de la cola.

Consulta aquí la información y precios de las cigalas.

 

Camarones gallegos para Navidades

Camarones

El más pequeño de los crustáceos es a la vez uno de los más exquisitos. Se captura en todos nuestros mares, aunque los mejores son los de Galicia, con una carne muy prieta y sabrosa, especialmente cuando están cargados de huevas. Basta con hervirlos ligeramente en agua con sal durante cinco minutos y ya tenemos el mejor de los bocados.

Consulta aquí la información y precios de los camarones.

 

Nécoras gallegas para Navidades

Nécoras

Dos mejor que una. Este crustáceo de diez patas, dos de las cuales son sus pinzas, no siempre se valora como merece. Se capturan con nasas, un arte de pesca que consiste en un cesto con cebo del que a la nécora, una vez dentro, le resulta casi imposible salir. Se suelen encontrar en zonas rocosas. Las mejores son las hembras, especialmente cuando estas tienen corales, muy sabrosos. Igual que ocurre con las centollas, se distinguen por la forma de la lengüeta que tienen en la parte posterior del caparazón, con forma de pico en los machos, redonda en las hembras. La mejor forma de prepararlas es hirviéndolas en agua con sal durante cuatro o cinco minutos. Conviene introducirlas vivas en el agua aún fría.

Consulta aquí la información y precios de las nécoras.

 

Almejas babosa Almeja fina gallega para Navidades Almeja japónica gallega para Navidades Almeja rubia gallega para Navidades

Almejas

Pocas cosas hay mejores que una buena almeja cruda, regada con poquito de limón, con su profundo sabor a mar y su peculiar textura. La almeja es, además, muy agradecida en cocina, ya que lo mismo puede ser protagonista única (en crudo, con un poco de limón, o guisadas a la marinera, su preparación más emblemática), que compañía perfecta de otros platos de pescado, arroces, fabas, fideos o verduras.

Hay cuatro tipos de almejas a elegir: babosa, fina, japónica y rubia.

Consulta aquí la información y precios de las almejas babosa, fina, japónica y rubia.

 

Ostras gallegas para Navidades

Ostras

Consideradas por muchos como la aristocracia de los moluscos, como más se disfrutan las ostras es comiéndolas vivas. Las de Francia y las gallegas son las mejores, aunque de estas últimas hay pocas auténticas ya que muchas de las que se venden como tales proceden de otros lugares aunque luego pasan un tiempo en las bateas de la zona. Además de crudas, que es la forma más habitual de consumirlas, están muy buenas en escabeche.

Consulta aquí la información y precios de las otras.

Volver
Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información